Translate

28 de octubre de 2016

SOBREPESO

Ningún beso era el mismo,
pero todos me buscaban
a la hora del insomnio.
La llave de la herida
no abría ninguna puerta,
y los quicios mordidos
por mis hombros seguían
odiándome en la oscuridad.
La noche propiciaba
la visita a los rincones ausentes
de la madreselva fugitiva.
La luna cayó a mis pies
por sobrepeso,
por excesos de miradas.


©
 María Luisa Domínguez Borrallo

© Fotografía de la autora