Translate

31 de diciembre de 2016

LA SUERTE

Un golpe de suerte
es perder la memoria
en el momento adecuado.
Interrumpir la terapia
por falta de heridas en existencia.
Se recomienda
no hurgar en lo inexplicable,
no adentrarse en los abismos.


© 
María Luisa Domínguez Borrallo  
 

 
© Fotografía de la autora  

30 de diciembre de 2016

INÉDITA

Tú con aquel vestidito blanco ridículo,
tratando de llamar su atención.
Tú, sin ningún plan bajo las enaguas,
transparente, sin ardides ni artificios,
tratando de vencer al diablo.
Reinventando la melena para jugar
con el viento, y clavarla en sus suspiros.
Tú que querías llevarte el océano en una mano,
y en la otra las estrellas para contentarle.
Tú que eras el universo que él nunca descubrió.

©
María Luisa Domínguez Borrallo    
 

© Fotografía de Jorge Lázaro 

29 de diciembre de 2016

MIS ALAS

Soy una frase fuera de contexto,
sin tildes, ni comas ni descanso.
Carezco de puntos para discernir.
Los suspensivos gobiernan este estado
sin bandera ni patria a los que aferrarse.
No hay discurso donde no estén
las alas que van creciendo.
Mi tierra está en mí.

©
María Luisa Domínguez Borrallo

© María Luisa Domínguez Borrallo 

27 de diciembre de 2016

INADAPTADA

Esta soledad no la atraviesa nadie
porque lleva mi nombre.
Es a mí quien besa, sacude o acompaña.
Es a mí a quien ama y mata,
a quien abraza o repudia, a quien apuñala.
Hay un gen que no ha doblegado el tiempo,
que se inclina a la supervivencia,
que no le teme a la muerte
porque ya la miró cara a cara.
Hay en mí algo que no cabe en este mundo,
un ser que camina de puntillas por otras aceras.
Hay una inadaptada que desdeña las normas,
a la que solo gobierna el sentimiento.
Hay un desequilibrio que me inclina al suelo,
y una fuerza donde me crecen las alas.
Esta ruptura, esta rotura de espalda, no me detiene.
© María Luisa Domínguez Borrallo

25 de diciembre de 2016

MI ODIEL

Y se quedó para siempre
en el caudal de aquel río innavegable.
En los momentos dormidos,
en los cantos rodados entonando
canciones de otros tiempos.
En las aguas que mecen mi paz,
y hallan las palabra sumergida,
que sin ahogarse, regresa a mi boca.

©
María Luisa Domínguez Borrallo    


 

23 de diciembre de 2016

CHOCAR CON MI MIRADA

No pienso en los cinco mil kilómetros
que nos separan.
Salgo cada mañana y espero encontrarte
al volver la esquina.
Hay un trecho largo entre tu cuerpo
y mi cuerpo.
Una distancia que discute conmigo
sin lograr convencerme.
Tomar un avión y volver del holocausto
del olvido, no es tan difícil.
Que la gravedad somos nosotros atrayéndonos,
y que el espacio que gobierna los tiempos
puede romperse.
Sé que cinco mil kilómetros de dudas
pesan mucho.
Pero puedes tirar la maleta:
y al volver la esquina chocar con mi mirada.

©
María Luisa Domínguez Borrallo    
 

© Fotografía de la autora    

BAJO LA TORMENTA

Todos estuvimos bajo la tormenta.
El trueno de tu boca
deshizo toda la calma.
Era el epicentro
de un terremoto sin anunciar.
No me visto de seda,
va mi cuerpo desnudo
bajo el abrigo a buscarte.
Va mi mar a buscar
nuevas olas en tu océano.
Va mi hambre a comerte.
Voy a ahogarme, a ser de nuevo
un náufrago en esta playa
que no me dejas habitar.


©
María Luisa Domínguez Borrallo    
 

21 de diciembre de 2016

EL BLUES

El blues intuye mis caderas,
el giro de mi cintura
y se hace sensualidad.
Las notas me seducen y desatan.
Mi cuerpo habla
mientras el tuyo escucha.
La música tú y el poema,
sois mi único camino
a la perdición,
sin ser, necesariamente
En ese orden.

© María Luisa Domínguez Borrallo               
 

20 de diciembre de 2016

DE PASO

Las ciudades se levantan
con respuestas que no nos importan
a preguntas que no han sido nuestras.
Todo se discierne y diluye
en la ignorancia de las paredes desnudas.
Todas las erratas del poema
buscan un verso impoluto
en los pulmones, de la calamidad existencial
de unos pasos que susurran secretos al viento.
El suicidio de la escarcha en las aceras matinales,
reafirma que estamos en tránsito permanente.

©
María Luisa Domínguez Borrallo

© fotografí8a de la autora

19 de diciembre de 2016

EL PARTO

No existen, estoy convencida.
No las conozco, no he visto nunca
sus bellos rostros ni han acariciado
mi pensamiento, no me han encontrado.
No existen o acaso yo no las merezca.
Solo un crepitar de fuego en el pecho,
un baile en las vísceras y un rostro
o un déjà vu conquistando los espacios de mi paz.
No sé de lírica inducida por oxitoxina,
ni por prostaglandina que me auxilien en el parto.
No hay anestésicos para aliviar mis contracciones.
No existen las musas, solo la vida.
Todos mis hijos los he parido sin ayuda y a dolor.
* A mis hijos yo los hice verso a verso,
Latido a latido, ellos son mi mejor poema.*

©
María Luisa Domínguez Borrallo  
   

© Fotografía de la autora    

17 de diciembre de 2016

BESAR LA VIDA

Si tuviese que besar mi vida
lo haría por partes,
y algunas se quedarían sin beso.
Lo haría como el amante
que huye de la prisa, que va
besando cada milímetro de piel,
al que al final vence el deseo.

Si tuviese que besar mí vida,
besaría la pasión y el empeño,
la fragilidad y la decisión
de haber erradicado todo aquello
por lo que moría.

Si tuviese que besar mi vida entera
sin duda estaría besando también a la muerte.

©
María Luisa Domínguez Borrallo      


© Fotografía de la autora     



16 de diciembre de 2016

LA MITAD

Duele el silencio
de la mitad
que has dejado
en estas manos vacías.
La ausencia
de tus pestañas
en mi ombligo, duele.
© María Luisa Domínguez Borrallo    
 

15 de diciembre de 2016

ERAS TÚ

Eras tú sobresaliendo en las sombras,
el pistilo de la flor asomando a la vida.
Eras tú tras una botella de whisky
escondiéndote del mundo y mancillando
las agujas de un reloj que no se detiene.
Los informes del día desfilando sobre
la frente arrugada de un vaso vacío,
el cenicero con un cartel de “se amplía el aforo”.
Los codos que esperan la llegada del mutismo
y la ocasión de hallar descanso.
La garganta transitando por la saliva templada
y los besos que pasan de largo sin detenerse en tu boca.
Eras tú sin mí, eras tú con el peso de mi ausencia
sobre las espaldas.


©
María Luisa Domínguez Borrallo
 
     

© Fotografía Ángel Ferma
Modelo Erenesto Campos.

14 de diciembre de 2016

TU LLEGADA

Sentada al borde del tiempo
anunciaron tu llegada
las flores de la desolación,
trepando por los balcones
de mis senos, por el hueco
curvo de mi cintura y caderas.
Un cántaro vacío en la acera

de una calle sin nombre…
Donde solo el latir del suelo,
intermitente de las alcantarillas,
se escucha tras la cremallera
del silencio.


© 
María Luisa Domínguez Borrallo  

© Fotografía de Jorge Lázaro

    

12 de diciembre de 2016

ESCALOFRÍO

Una hilera de hormigas
recorre sinuosamente
mi espina dorsal.
Se dividen sin discutir,
se despiden, caminan
por la calzada de mis brazos
e invierten el recorrido.
Han aprendido a elevar
los vellos sin morder.
no sé qué buscan,
no hay en mí alimento,
solo hambre para afrontar
el invierno.

© María Luisa Domínguez Borrallo    

 

11 de diciembre de 2016

EN EL DIVÁN

Soy el caos en mi orden inexistente.
El caos, dentro del caos.
Soy la confusión que no se ve retratada
en algunos de sus poemas.
La que no se reconoce en un trozo
de alma que habita en un papel
que ya no es blanco.
Soy el desorden que arrancó
folios escritos en otro tiempo,
para sobrevivir a un presente,
que va llenándose de historias nuevas.
Soy el desconcierto de la mitad
que ya no es mía, y de la mitad que frecuento.
Soy el desastre que ya nadie espera,
el laberinto y el minotauro que lo defiende.
El lío con faldas y el enredo
de los recuerdos rescatados,
en una selección bien estudiada


por una mujer que me mira,
mientras permanezco tumbada en un diván.


©
María Luisa Domínguez Borrallo
 
   

PASEN Y LEAN (SEVILLA RADIO)


Un honor que mi admirada escritora Nerea Riesco, periodista y directora del programa de radio "Pasen y lean" me invitase a la radio para hacerme esta entrevista. Agradecida y muy contenta con el resultado.

En el minuto 17 pueden escucharme.

https://youtu.be/7y7rZklcz3E


© Nerea Riesco y María Luisa Domínguez Borrallo
Fotos de la autora. 
     

https://youtu.be/7y7rZklcz3E

10 de diciembre de 2016

ANIMAL

La liturgia trémula
de tu lengua en mi oído.
Las vísceras que no filtran
la garganta.
Y tu voz que suena ronca
y áspera, casi inaudible.
Sin dilación mi voz responde
a la tuya en la misma escala gutural:
todo ello sin adornos de ninguna clase.


©
María Luisa Domínguez Borrallo    
 

9 de diciembre de 2016

El AVISO

No quiero irrumpir
sin avisar de que llego.
De que es inminente
que cierres el día
y abras la noche.
Ajusta tus sentidos,
templa los músculos
y no vistas de limpio la cama,
quiero ver a qué huele mi ausencia.

©
María Luisa Domínguez Borrallo
(Penéloope en Su Odisea)
 
    
© Fotografía de Ernesto Campos
Modelo Diego Garrído Toscano

8 de diciembre de 2016

PROHIBIDO

Prohibido acercarse
a más de medio metro,
apuntar al centro de mi diana.
Quitar un plato al equilibrio
y el exceso de miradas.

Prohibido hacer cuentas
con mis cifras,
grietas en mi máscara,
romper mi caparazón.
Ningún soldado atravesará
estos muros de piedra
cincelados por el viento.

Prohibido pintar mis lienzos,
la sangre latiendo,
el timbre agudo del deseo.
Las larvas en la cabeza.
Los pies teledirigidos,
la sopa caliente
y el lecho expectante.

Prohibido los lectores
de códigos y las barras.
Los descifradores de estrellas,
los alquimistas del corazón
y los besos del hambre.
Los trazos del miedo y la apertura
de mis cárceles.

Prohibido pensar que está
prohibido el contagio
de una plaga que ya
me llevó a la muerte.


©
María Luisa Domínguez Borrallo    

© Forografía de Paco Gómez Peña     

7 de diciembre de 2016

CARBONO 14

Pretendes saber
si una vez estuve viva.
Me sometes a la prueba
del carbono 14.
Me interrogas, me instas
y soy el conejillo de indias
que no se somete.
El escalofrío que habita
en tu espalda.
Soy la atracción insana a esta difunta.
Me besas y escupes
la saliva que te quema.
Ninguna muestra de ADN
te llevará a mis caminos.
Ninguna operación matemática
resolverá mis teoremas.
Confórmate, solo soy esa cuenta
que ya no cuadra.


©
María Luisa Domínguez Borrallo


© Fotoigrafía de Jorge Lázaro      
    

6 de diciembre de 2016

EN EL AIRE

Todo queda en el aire,
en la ropa, en la memoria,
en el cuerpo, en el recuerdo.

Pasará mucho tiempo
sin vernos, nos intuiremos.
Siempre nos hemos intuido,
y el olor, ese maldito olor
a ti, a mí, a nosotros,
nos hará girar la cabeza.
Temblaremos, las gotas
de rocío siempre tiemblan
en la hierba y nosotros
al mirarnos.

Pasará mucho tiempo,
no pasarán los aromas.
Un día llegarás al café
de siempre y descubrirás
que acabo de marcharme,
te habré dejado el regalo
de mi ausencia en el aire.


©
María Luisa Domínguez Borrallo 
    


© Fotografía de la autora     


5 de diciembre de 2016

VÉRTEBRA ROTA

¿Y si me rompí la espalda
para romper mi mundo?
Para inyectar heparina
a mí vida y sellar con nuevos dolores
antiguas heridas de guerra.
¿Y si en la última hipnosis
no todo fue resetear
y hubo una orden explicita?
¿Y si he dado permiso
a un monstruo al que pago
para que me gobierne?
¿Y si agujerear la barriga
es una excusa y lo que hago
es mutilar mi ego?
En cualquier caso encorseto
el concepto de los días
y soy consciente de que hay
un antes y un después
de una causa tan mutilada
como esta vértebra rota
aunque no recuerde cual era.


©
María Luisa Domínguez Borrallo 
    


© Fotografía de la autora.    


4 de diciembre de 2016

OCULTA

La clave debe quedar oculta
ninguna pista debe quedar suelta.
El premio consiste en no descubrir,
en perder, en narcotizar los sentidos.
Esta vez no podré mirar al diablo a los ojos.
Venzo nombrándolo heredero
de todo lo que me daña.


 
© María Luisa Domínguez Borrallo

©Fotografía de la autora

3 de diciembre de 2016

ELLOS

¿Ellos?
¿Qué sabían ellos
de nosotros?
Eran fríos,
sin lava en la saliva
sin llamas en los huesos,
sin nitroglicerina en los pasos...

¿Ellos?
¿Quiénes eran esos desconocidos
ocupando nuestras camas
y huyendo de nuestro fuego?

¿Ellos?
Ellos, no éramos nosotros.


©
María Luisa Domínguez Borrallo 
    


2 de diciembre de 2016

NOSOTRAS

Desinhibirse de esta
que no soy yo,
a la que alimento
y doy cuerpo y forma
para castigar a la otra
en un hoyo oscuro.
Desmentirla a ella
para que esta sobreviva
matando a la que duerme
precisamente para protegerla.
Y de tarde en tarde
me permito sacar de paseo
a la que está prisionera,
la hago visible y vulnerable.
Camina a tientas, tropieza,
sé que no está preparada
para sobrevivir en este mundo.


©
María Luisa Domínguez Borrallo 
    


1 de diciembre de 2016

VOSOTROS

Falta color en sus mejillas,
sobra raíz en tu pelo.

Él escondido y mutilado
bajo el vello rasurado de tu pecho.
Él y tú enemigos irreconciliables
en la reyerta de los tiempos justos.
Tú posando para los alacranes
y el buscando una salida:
condenados a vivir
bajo el mismo techo de huesos,
bajo el mismo suelo amordazado.
¡Qué distinto era todo cuando solo erais uno!


©
María Luisa Domínguez Borrallo