Translate

31 de enero de 2017

LA HERENCIA DE DOS HEREJES


Dibújame un beso en el tiempo
que nos quisimos.
Una caricia en las oquedades de nuestros
costados desnudos de abrazos.

Dibuja un río de dedos entrelazados,
en las esquinas trasnochadas
de nuestras espumas volátiles.
Mata el pánico frío de las excusas

El cielo tiene ojos brillantes
con puntas que se clavan
en nuestras noches.
Sé que a veces sangras,
yo salgo a sangrar con cada luna.

Mecimos el amor hasta dormirlo
¡Dime amor mío que duerme!
¡Qué despertará, que no es cadáver!
El dolor es nuestro patrimonio,
la herencia de dos herejes que aúllan
a una noche, a los que el tiempo perdió.
© María Luisa Domínguez Borrallo    


 

30 de enero de 2017

BUSCO MI VERSO PERDIDO

Te busco en calles preñadas de gente.
En un ir y venir de siluetas borrosas.
No te encuentro, he perdido el verso
de mi vida, y por momentos
la mirada se nubla y el cuerpo llora.
Falta el verso que espero encontrar
en cada esquina dormida,que a la espera
de tus pasos decidirán despertar.
Te busco en caras desconocidas,
en gestos, que no has de gesticular.
No te encuentro, he perdido el verso,
se marchó sin despedidas, desapareció.
Tengo un poema inacabado, sin vida,
sin ritmo, sin tono, sin tema, sin rima
porque el verso se perdió, desapareció,
hiriendo, matando la poesía.
© María Luisa Domínguez Borrallo      
 

29 de enero de 2017

DONDE ME VETAS

Te escondes tras el cristal
opaco del silencio.
Te ocultas, desapareces.
A veces tras una sonrisa,
pero te has ido.

Me miras sin verme.
Te miro, me rompes
en mil pedazos el alma.
Luego te hago regresar
de ese limbo donde vaga
tu mirada,
donde me tienes vetada,
pero a veces puedo entrar.

© María Luisa Domínguez Borrallo


28 de enero de 2017

TÚ NO SABES QUIEN SOY YO

Me buscabas en las playas
mientras yo era piedra
canteándome en el río.

Me creíste sirena mientras
el océano me tragaba.
Así dejé de ser náufrago
y fui comida para peces.
Mis brazos fueron puertas de salida
no viste el hogar en ellos.

No fui rosa, era flor de jara salvaje
intentando dejar huella, un rastro,
una mancha en tu camisa. 

© María Luisa Domínguez Borrallo
(Penélope en Su Odisea)
© Fotografía Adolfo Morales

26 de enero de 2017

EL VUELO DESDE LA SILLA DE UNA TERRAZA

La tarde procesiona,
rompe el lamento del frío,
conjuga los rayos de sol
reflejados en tu pelo
y en mis retinas.
Llevo la vida en la mirada
y la muerte en las venas.
Todo lo sumerjo en un café
y a flote solo salen estas letras.
Esta tarde no sé cómo me siento.
Una paloma dibuja en su vuelo
mi caricatura, no es blanca,
es gris, se ha ensuciado
para que nadie la confunda.
© María Luisa Domínguez Borrallo
    
© Fotografía de la autora     
 

25 de enero de 2017

LOS MUNDOS OCULTOS

Los mundos ocultos
reciclan besos.
Crean otra realidad.
Gritan mordiscos.
Amasan barro.

Los mundos ocultos
sobreviven arrancando
el poema de la boca.
Incendiando las farolas.

Los faros perecen
sin que nadie llegue
al túnel de tus ojos.
Los pasos sueñan
con encontrarte en el camino.
Mientras la mente
se ha negado a caminar.


Los mundos ocultos
guardan siempre
a alguien momificado.


©
María Luisa Domínguez Borrallo 
(No Pongas Nombre al olvido)

  

© Fotografía de la autora    



24 de enero de 2017

REUBICAR

Cada hueso se recoloca
milagrosamente en su sitio.
Cada vaivén, cada espasmo
me ha traído a esta residencia
donde la espera no caduca.
donde amanezco en el mismo lugar
siendo consciente
de que los inquilinos,
van cambiando de dormitorio.
Buscan la estancia perfecta
donde acomodar la vida.
© María Luisa Domínguez Borrallo      
© Fotografía de la autora.      

22 de enero de 2017

SI ME MIRAS

Hay un lugar donde
el tiempo pasa de largo
y la vida no engulle los minutos.
Hay dentro del desasosiego de esta casa,
una metáfora latiendo en mi vientre.
Una vida que clama por romper
este embargo de mis huesos.
Mis músculos debilitados,
aún pueden sostener un mundo
si tú me miras.


©
María Luisa Domínguez Borrallo      


© Fotografía de la autora   

21 de enero de 2017

TEMOR

No quiero aferrarme
a lo que pierdo.
Las ganancias solo dormitaban,
y pensé por un instante
que recordaría todo lo amputado.
Temo a cada nuevo déjà vú.
Temo ser nuevamente
un accidente geográfico,
un bache en el camino.
Temo ser de nuevo
la mujer – desgarro
de tripas abiertas que leo
en unos poemas, que son propios:
que escribí por una razón de peso
que ya no pesa nada.


©
María Luisa Domínguez Borrallo




20 de enero de 2017

TAVIRA

Acechaban bajo el puente,
Tavira era la ciudad
donde dormían todos los recuerdos
como francotiradores.
Era el olvido de lo presente,
la permuta del tiempo
en los glaciares de mi cabeza
mordiendo los volcanes del pecho.
Los mitos sobreviven
a todas las catástrofes.
Tavira como nuevo punto de partida,
como nuevo eco retumbando
en mis latidos, una nueva era.
El camino sin retorno
donde varar la conciencia
de un tirachinas que no está cargado.

©
María Luisa Domínguez 
Borrallo

 
   
© Fotografía de la autora    
 

17 de enero de 2017

BULLICIO

Más allá de la luz del neón,
y de los cánticos ineludibles
de los que se autodenominan felices,
la niebla saluda a los tiempos olvidados.
La paz tiene precio,
todos hemos pagado por ella.
Los rincones excomulgan pensamientos,
y amparan las miradas de los perdedores.
Por eso las esquinas suelen consolarme
de todas las perdidas,
y el bullicio es el camuflaje perfecto
para no detenerme a morir.


© María Luisa Domínguez Borrallo 

© Susana Soussa y Jose Luis Rua.














  


  

    

16 de enero de 2017

DUELO AL ANOCHECER - COMPANY BAR 1900 minuto 29:22


EL CADÁVER

Olía a muerto:
escondieron

el cadáver,
lo llevaron lejos,
pero aquel olor
ya les acompañaría siempre.
Uno de tantos
crímenes pasionales
por miedo, por omisión.
Luego vino la venganza,
las mareas negras y toda
clase de cataclismos.
Hubo de todo
menos un entierro decente.
Olía a muerto:
y ellos eran el cadáver.


©
María Luisa Domínguez Borrallo 
    


15 de enero de 2017

INTERIORES

No me busques
en los pantanos
de tu vida.
Cada cual tiene
su fango para hundirse,
y un infierno particular
donde arder y resurgir
del propio fuego.
Todas las respuestas
están dentro de nosotros,
solo que a veces
tenemos que arder
para encontrarlas.
© María Luisa Domínguez Borrallo    

 

11 de enero de 2017

¿CÓMO SE OLVIDA?

Le preguntaron:
-¿Cómo se olvida?-
Y no supo contestarles.
Simplemente carecía
de capacidad
para crear recuerdos.
Reinventaba las rutas
y los mapas siempre
cambiantes,
sin miedo al fracaso
ni a los monstruos,
que todos escondemos
en la buhardilla.


©
María Luisa Domínguez Borrallo
 
     
© Fotografía de la atora

10 de enero de 2017

EN PAZ

Que nadie me toque
ni enturbie estas aguas
que ya empañan mi silencio.
No me vendáis reliquias
ni rosarios,
que ya no sé rezar.
Que nadie inunde
el café de mi mirada
que es más barato que el wiski
que no bebo ni me debilita.
Que nadie centre su ombligo
en mi mundo, ni la espada
en mi palabra.
Dejadme morir en paz.

© María Luisa Domínguez Borrallo      
 
© Fotografía de Adlfo Morales de la autora




9 de enero de 2017

DEJAR DE LLAMARSE PENÉLOPE

La vida es casi verdad,
pienso mientras catalogo
todas las certidumbres
de lo que no he vivido.
No he crecido lo suficiente,
no llego a la última
balda del platero, y de puntillas
apenas llego a tu boca.
Creo que me grabaron
el nombre de Penélope
en las axilas.
Tratas de convencerme
de que soy Ulises, el objeto
de tu espera y tu deseo.
Mientes más que respiras.
Soy yo quien se pincha
los dedos tejiendo el tiempo.
Quien remienda los días
sin terminar el sudario.


©
María Luisa Domínguez Borrallo 
    
© Fotografía Jorge Lázaro    

8 de enero de 2017

LA NIEVE QUE NUNCA VI

La nieve que nunca vi
la he sentido muchas veces
en miradas gélidas.
En las babas del borracho
cayendo a un vaso de wiski,
antes de convulsionar sandeces.
La nieve que nunca vi
también se presenta hermosa,
corona las cabezas
de gente a la que amo.
La nieve que nunca vi
la he tocado en las manos
y en la cara de quien nunca
quise despedirme.

©
María Luisa Domínguez Borrallo    


© Fotografía de Liliana Fernández  


6 de enero de 2017

RECETA

Deshazte de los calcetines,
que mis pies han de besar
a tus pies.
Desnuda la lengua de palabras,
y vístela de huésped
que espera hacer una visita.
Cálzate de amor y fortaleza
que van hacerte mucha falta
© María Luisa Domínguez Borrallo      


© Fotografía de la autora   

4 de enero de 2017

EL ÚLTIMO LUGAR

No era la belleza ni la inmundicia,
ni la clave, ni el son.
Eran las paredes de esta casa, el espanto
de saberlas omnipotentes frente a los muros del tacto.
Frente al volumen del verso en el pecho desmembrado,
en la caricia que no llega a tiempo,
en la última estación del poema.


©
María Luisa Domínguez Borrallo

© Fotografía de Manuel González Flores

3 de enero de 2017

GOTAS DE ROCÍO

Feliz engaño nuevo,
feliz nueva mentira.
Dichosos los rincones cubiertos
por telas de araña
que ya no se visitarán.
Afortunadas las respuestas
a preguntas que no se hicieron.
Jubilosas las ramas que acogen
el rocío, filtrando los pensamientos
que anidan en el caleidoscopio
de todos los amaneceres.
Ufanas las gotas que tiemblan
sin motivo, que brillan
como por arte de magia,
que nos indican que cada cuerpo
ha de vencer a su sombra.


© María Luisa Domínguez Borrallo    
© Fotografía Carmen Torres      
 

2 de enero de 2017

UN SOLO POEMA

Ahora que las agujas del tiempo
han mezclado los meses y las semanas.
Ahora desligada del recuerdo,
solo reconozco haber escrito un poema.
Cada uno es el asesinato de un sentir:
el poeta es un asesino en serie.
Y es músico, en cada poema
entona una nueva melodía,
aunque siempre cante el mismo aria.

©
María Luisa Domínguez Borrallo

 
   
© Fotografía de la autora



























1 de enero de 2017

ME LLAMABA MARÍA

Dedicado a mi abuelo Manuel Borrallo Fernández

Él me llamaba María
y en su boca mi nombre
era un poema.
Él me llamaba María
y yo lo amaba,
solo eso.


©
María Luisa Domínguez Borrallo 
  
© Fotografía de Lolo Pasaro