Translate

14 de noviembre de 2016

LLENAR LAS MANOS

Porque llenar las manos
sea quizás vaciarlas de mundo
y atrapar miradas de tiempos
y espacios, como si fueran
mariposas de colores
que revolotean, por una memoria
impertinente y una mente activa.

Porque llenar las manos

sea quizás clausurar todos los olores
y los sabores del viento,
meciendo tu pelo y anticiparse
a un nuevo golpe de caricias por llegar.

Después de todo puede

que llenar las manos sea vaciarlas
de acrobacias inverosímiles,
de gestos pulcros, y mancharse las uñas
gritando tu nombre en el acantilado del miedo.

Puede que llenar las manos

sea hundirme en la ternura
de quien inventó su muerte,
para proclamar mi vida en un anfiteatro
donde solo los gladiadores
me hacían compañía.

Puede que llenar las manos

sea desprenderme de todo
lo que conozco, para adentrarme
en los caminos que marcan los acordes
de una música, que te atreves
a componer para mí
y que no he querido escuchar hasta ahora.


© María Luisa Domínguez Borrallo

© Fotograía de Jorge Lázaro