Translate

19 de diciembre de 2016

EL PARTO

No existen, estoy convencida.
No las conozco, no he visto nunca
sus bellos rostros ni han acariciado
mi pensamiento, no me han encontrado.
No existen o acaso yo no las merezca.
Solo un crepitar de fuego en el pecho,
un baile en las vísceras y un rostro
o un déjà vu conquistando los espacios de mi paz.
No sé de lírica inducida por oxitoxina,
ni por prostaglandina que me auxilien en el parto.
No hay anestésicos para aliviar mis contracciones.
No existen las musas, solo la vida.
Todos mis hijos los he parido sin ayuda y a dolor.
* A mis hijos yo los hice verso a verso,
Latido a latido, ellos son mi mejor poema.*

©
María Luisa Domínguez Borrallo  
   

© Fotografía de la autora