Translate

22 de junio de 2017

LA ERA

¿Cómo decirte que el hambre no se mitiga?
Que hay tripas que crujen eternamente
y que nada las sacia...
Mi abuelo procuró en todo momento,
enseñarme el uso de la zaranda,
creo que yo no entendí la metáfora
hasta años después, cuando el mundo
ya me había zarandeado.
Era, la era un círculo perfecto
donde el compás no se había utilizado.
Un lugar sagrado donde se aventaba la paja.
Un limbo donde nada crecía, un terreno baldío,
un espacio entre dos mundos,
y mi abuelo era el dios que juzgaba en su templo.
Yo era una mera espectadora:
El sudor caía por su frente, y la camisa adherida
a su cuerpo dibujaba mapas de agua y sal.
Era serrano, llevaba el terruño en la carne,
y el mar que el monte deseaba en las venas.